formularioHidden
formularioRDF
buscador

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

«Necesitamos cultura para que la sociedad sea más sensible, concienciada y respetuosa»

tipo de documento semantico ernews

El artista libanés regresa hoy a Logroño, a Riojafórum (20.30), donde cierra el festival 'Rioja en Vivo' acompañado del pianista Iván 'Melón'

«Necesitamos cultura para que la sociedad sea más sensible, concienciada y respetuosa»
Fecha: 19/09/2020

En su último disco, 'Royal Garaje', Ara Malikian se rodea de colaboradores tan dispares como Bunbury, Kase O, Franco Battiato, Serj Tankian, Pablo Milanés o Estrella Morente, y de ahí su amalgama de ritmos y sonidos. En directo, sin embargo, las circunstancias obligan a algo más íntimo y a un repertorio ajustado a su violín y al piano de Iván 'Melón'. Así nos visita hoy el artista libanés para cerrar el festival 'Rioja en Vivo', en Riojafórum (20.30 horas).

–El violín con el que interpreta sus conciertos salvó a su abuelo del genocidio armenio hace 100 años. ¿Cree que la música, el arte, la literatura,... la cultura nos puede salvar ahora en esta extraña realidad que vivimos?

–Salvar directamente no, obviamente, pero la música, el arte, la cultura puede cambiar a las personas a largo plazo. Quienes desde niños tienen acceso al arte, la cultura y la belleza dudo que cuando crezcan puedan dedicarse a la violencia. Necesitamos cultura para que nuestra sociedad sea más sensible, concienciada, más respetuosa con la diferencia, y eso se aprende viajando, leyendo, con la cultura y el arte.

«Ahora los conciertos son muy emotivos; están creando una solidaridad y un cariño que jamás había experimentado»

«Ahora los conciertos son muy emotivos; están creando una solidaridad y un cariño que jamás había experimentado»

–¿Cómo han ajustado una gira como la de Royal Garage a un concierto en el que está mano a mano con Iván Melón.

–No es el mismo repertorio. Giramos el disco el año pasado con toda una banda y en este caso es otro repertorio más íntimo. Algunos temas son del disco pero está más pensado para violín-piano, aunque en la misma línea, con composiciones propias, cosas clásicas y temas más modernos.

–¿Le escucharemos cantar el tema 'Watif', como en el disco?

–No, en conciertos todavía no canto.

–¿Por qué? ¿Le da pudor?

–Primero porque no estaba previsto que yo cantara este tema, pero lo había hecho para otro artista que finalmente no pudo estar y lo canté yo, y lo pasé genial. En el siguiente disco saldrá otro tema cantado por mí, pero de momento no voy a cantar en público, algún día seguro que sí.

–¿De dónde se nutre esa enorme energía que destilan su violín y sus interpretaciones?

–Del amor que tengo a lo que hago y de la energía con la que me alimenta el público. Tuve una carretera muy larga para aprender y si sigo sobre el escenario es gracias al público, y le debo todo.

–Hábleme de su relación con Iván 'Melón' Lewis sobre el escenario.

–Hicimos algunas colaboraciones hace muchísimos años y siempre le conocía como un grandísimo músico. Hace un año y medio entró en mi banda y era la persona ideal para hacer este violín-piano. Me identifico mucho con él por su concepto y trayectoria, porque aunque está más metido en el jazz y en el latin, también tiene un pasado clásico y un aprendizaje académico y controla muchos estilos; puede pasar de uno a otro sin problemas y eso para mí es muy importante.

–Desde julio no ha parado de dar conciertos, buen ejemplo de que la cultura y el espectáculo son compatibles con esta nueva normalidad.

–Yo me siento muy afortunado pero la situación del mundo de la cultura y de las artes escénicas es catastrófico. Se está siendo muy injusto con esta industria, donde las restricciones son exageradas mientras que en otros ámbitos son más permisivos y eso hace que la cultura lo esté pasando muy mal y compañeros estén sin trabajo y sin saber cuándo volverán a trabajar. No tenemos ninguna ayuda, no hay ningún plan; es muy delicada y muy preocupante la situación. Hasta ahora hubo muchos conciertos en Europa sin casos de infección y con mucha seguridad, y a pesar de eso no se confía y no se arranca.

–¿Cómo es actuar ante un público sin gesto, sólo con mirada?

–Pues es maravilloso. Los primeros conciertos fueron un poco difíciles porque no estábamos acostumbrados pero ahora están siendo muy emotivos; están creando una solidaridad y un cariño que jamás había experimentado. A mí se me hace extraño sólo ver ojos y no sonrisas, pero la verdad es que los ojos hablan tanto... Hay unas emociones que jamás había vivido antes y eso es hermoso.

–En La Rioja es ya como de la familia. ¿De qué disfrutará en esta ocasión de nuestra tierra?

–Disfrutaré del cariño del público porque es verdad que todas las veces que he estado en vuestra tierra me ha tratado con mucho cariño. Y luego tengo muchísimos amigos que estoy deseando ver. Además tengo una espina clavada ya que hace un año tuve que cancelar un concierto en Logroño porque se me rompió el hombro en un accidente y estoy deseando volver para reencontrar a mis amigos, al público y a la tierra.

 

 

https://www.larioja.com/culturas/necesitamos-cultura-sociedad-20200919000013-ntvo.html