formularioHidden
formularioRDF
buscador

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

El fenómeno fan también cabe en Actual

tipo de documento semantico ernews

El fenómeno fan también cabe en Actual
Fecha: 03/01/2014

Pocos conciertos en la historia de Actual han dado tanto de qué hablar como el de apertura que ofreció Melendi ayer en Riojaforum. Sociológicamente hablando un choque del ruido de muchos detractores en redes sociales en los días previos, con el incontestable hecho de la venta de entradas por internet agotada en 19 horas y gente durmiendo en la puerta de Riojaforum la noche anterior para llegar a la mínima remesa que quedaba pendiente en taquilla del auditorio.


Sin duda, el paso del popular cantante asturiano por Actual es una de esas historias que se escriben mucho antes de su propia llegada. Belén, Verónica y Elena fueron las tres valientes que desde poco antes de la media noche del día 1 al 2 se apostaban, bien abrigadas, a puertas de la taquilla (abría ayer a las 11 horas), para ser las primeras en sacar entradas que llevar a sus hijos. Maite y Tomás llegaban a las 9 de la mañana y ocupaban una posición óptima también: «Mi hija habría venido ella misma... incluso habría pasado la noche aquí si le hubiera dejado», indicaba ella; «Será un regalo de Reyes por adelantado, barato pero creo que más especial que ninguno, mi hija adora a Melendi y sabe el esfuerzo que va a llevar conseguir la entrada, ni siquiera contaba con ella una vez que se agotó en Internet», completaba Tomás.


La taquilla colgó el 'sold out' en apenas 20 minutos por la mañana, y la historia siguió a medida que se iba aproximando el momento, previsto a las 22.00 horas, abundantes colas en la previa desde más de media hora antes y pese a la lluvia, gentes al final de todas las edades, muchos de ellos los llamados 'guerreros' como se hacen llamar los fans del asturiano, aunque sin el caos que habría provocado una entrada sin butacas numeradas. Ainhoa, de 14 años de edad, ya había visto hace unos meses a Melendi, pero estaba frenética: «Lo quiero, es nuestra vida, lo vería mil veces». Mireia, de 16, iba preparando nuevas metas: «Ojalá salga al terminar y podamos conseguir un autógrafo, o poder hablar con él».