formularioHidden
formularioRDF
buscador

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

VENDAVAL SINFÓNICO

tipo de documento semantico ernews

VENDAVAL SINFÓNICO
Fecha: 17/02/2017

Dónde estaba usted, amable lector además de melómano (supongo que lo es al leer esta crítica), el pasado domingo por la tarde? Si no estaba en Riojafórum, seguro que se equivocó y se perdió un explosivo concierto sinfónico, vital, entusiasta y de elevada calidad, tanto por el programa como por los intérpretes. Es curioso que, sin haberlo planeado, hayamos podido escuchar en los últimos meses en cuatro diferentes conciertos casi la integral de las sinfonías de Tchaikovsky, segunda, cuarta, quinta y sexta, lo que supone un gran banquete para todo aficionado. Sin embargo la cultura musical de los logroñeses no da para llenar el auditorio. ¡Una pena! ¡Ay si fuera una degustación al uso con cata y maridaje variado!

Aun así, hay algo muy positivo a resaltar, que abre prometedoras expectativas, y es la profusa presencia de jóvenes estudiantes del Conservatorio en los dos últimos conciertos, en una acertada campaña emprendida por Riojafórum. Un 10 para ellos y ellas.

La Orquesta Sinfónica Nacional de Tartaristán no tiene la tradición de otras prestigiosas orquestas rusas, es relativamente joven (1966), y de hecho la inmensa mayoría de sus músicos son muy jóvenes, pero atesoran una estimable calidad técnica y expresiva. En Logroño se presentó en gran formación con abundante cuerda y vientos, lució un precioso sonido y un volumen espectacular, desinhibidos y disciplinados al mismo tiempo y con un gran nivel en los solos instrumentales.

Tras algunas imprecisiones al comienzo del poema sinfónico 'Romeo y Julieta' todo se encauzó en excelente línea para explotar gloriosamente en los clímax románticos de la obra. Una contagiosa alegría impregnó la extrovertida lectura del 'Capricho Español' que nos ofrecieron, donde hubo lugar para el lucimiento de casi todos los solistas, muy especialmente el concertino o primer violín, que tuvo grandes intervenciones.

Completó el programa la esperada 'Patética' de Tchaikovsky, considerada como una de las grandes obras autobiográficas de la historia de la música, como un testamento del autor. La versión ofrecida fue de gran intensidad y vigor, con una orquesta vibrante y explosiva en manos de un director excesivo en el gesto -rayando a veces la caricatura-, pero con recto criterio musical: Alexander Sladkovsky sabe lo que quiere obtener de sus músicos y lo alcanza con creces. Para permitir el desahogo del público repitió en triunfo, como bis, el final del heroico tercer movimiento y como segundo bis una ruidosa y contagiosa 'obra especial del folclore de Kazan' con aires de maquinismo industrial del realismo soviético, en la que el público participó jaleando con sus aplausos. ¡Gran concierto! 

 

http://www.larioja.com/culturas/201702/10/vendaval-sinfonico-20170210001527-v.html

Autores: